#ESPACIOSPÚBLICOS

Independencia en resistencia contra la privatización de sus espacios públicos

Jueves 26 de julio de 2018

Por Luis Enrique Pérez - @leperezpinto
Explorar la app

El alcalde Evans Sifuentes pretendió privatizar 28,000 m2 de alameda, pero se encontró con la resistencia de los vecinos que también buscan recuperar sus estadios privatizados o en abandono.


La resistencia de Los Incas


Unas de las historias de resistencia de un barrio contra los intentos de privatización del espacio público es la de los vecinos de la urbanización Tahuantinsuyo quienes en el 2016 lograron que el alcalde de Independencia, Evans Sifuentes, rechazara la concesión de la Alameda Los Incas, más de 28,000 m2 de área verde ubicada en la Av. Túpac Amaru al lado de la Estación Naranjal del Metropolitano.

Vecinos se organizaron para evitar la privatización de la Alameda Los Incas. Foto: Colectivo Tolerancia y Democracia.

Este proceso de concesión tiene su inicio en agosto de 2015, cuando las empresas españolas Grupo Lar y 3BL presentaron la iniciativa privada New Life Independencia, en el marco de las Asociaciones Público-Privadas. Este proyecto inmobiliario pretendía construir siete torres de vivienda con áreas comerciales en los primeros pisos.

La falta de transparencia estuvo presente en este proceso, ya que la Municipalidad de Independencia nunca anunció a los vecinos sobre la presentación de la iniciativa privada. Los vecinos cuentan que solo se enteraron cuando se filtró un documento, dando como fundadas las sospechas que ya circulaban en el distrito.

El vecino y dirigente de Tahuantinsuyo, Samuel Yañez, señaló que este proyecto que se presentaba como concesión no lo era en realidad, ya que los edificios de viviendas iban a generar derechos de propiedad y que esa fue una razón más para que los vecinos rechazaran desde un inicio el proyecto inmobiliario.

Volantes entregados a los vecinos para convencerlos de los beneficios del proyecto. Foto: Blog De a pie.

Para entender esas razones, Yañez explicó que en 1962 cuando las familias que se instalaron en esa zona compraron sus terrenos, cedieron 50 m2 para que sean destinados al equipamiento de vías, servicios y áreas verdes. Es decir, los vecinos sentían esa alameda literalmente suya por lo que no iban a permitir su venta.

Yañez agregó que, en el diseño urbanístico de la época, los vecinos habían destinado esta extensa alameda para que rinda homenaje al imperio del Tahuantinsuyo, por lo que deseaban construir monumentos a los 14 incas que gobernaron en el antiguo Perú. Pues al parecer reunieron el coraje de los indómitos incas e hicieron retroceder a Evans Sifuentes.

En el proyecto urbanístico de Tahuantinsuyo en la década de los sesentas, los vecinos donaron parte de su terreno para construir espacios públicos. Foto: Luis Pérez

Los vecinos organizados realizaron gestiones ante el Congreso de la República y ante los regidores de oposición en el Concejo de Independencia, para que rechazaran la privatización, pero también acciones de fuerza como el bloqueo de calles, las protestas frente a la casa del alcalde y la más mediática, las tomas de las vías Metropolitano.

Ante la presión constante del vecindario y después del fallido proceso de consulta vecinal impulsado por la municipalidad, donde solo fueron a votar 200 de los 35 mil adultos de la urbanización, el 28 de setiembre de 2016 el Concejo acordó por unanimidad no declarar de interés la iniciativa privada “New Life Independencia”, por lo que la alameda se salvó gracias a la resistencia de los habitantes del Tahuantinsuyo. “Esta alameda le da identidad al distrito de Independencia, no la podemos perder”, sentenció Yañez.


Estadios privatizados y un revés judicial contra Sifuentes


La frustrada concesión de la Alameda Los Incas no fue el primer caso donde que el alcalde Sifuentes pretendía la privatización del espacio público, ya en el 2013 durante su primera gestión, el alcalde logró la concesión del Estadio Sandro Baylón de la zona de Payet y estuvo a punto de privatizar el Estadio Los Incas en Tahuantinsuyo. Sin embargo, un revés judicial estaría muy cerca a devolver el Baylón a los vecinos.

Así lucía el Estadio Sandro Baylón antes de su concesión. Era un recinto deportivo en muy buen estado. Foto: Liga de Fútbol de Independencia.

En mayo de 2013, el concejo de Independencia aprobó la declaración de interés de la concesión del Estado Baylón a favor de la empresa Goal Proyectos Deportivos y Recreacionales SAC por 24 años ya cambio de una contraprestación de S/8,000 mensuales. Antes de su privatización, este espacio público era un importante centro para el fútbol de Lima Norte, donde entrenaban decenas de equipos deportivos y era utilizado por los colegios de la zona.

En los archivos de la Liga de Fútbol de Independencia se pueden observar que estos espacios ya tenían infraestructura de calidad, pues se había invertido en la construcción de tribunas, camerinos y césped artificial.

Según el exregidor municipal, Gregorio Quispe, la empresa favorecida ‘Goal’ tercerizó la concesión a la empresa Activa Club, empresa que en su sitio web califica al espacio como “Tu primer gran club de Lima Norte”, ya que cuenta con piscina, gimnasios, campos de fulbito y patio de comidas, con un precio de membrecía para los socios de S/1,700 soles y para los no socios de S/20 soles por persona.

Activa Club se vende a sus clientes como el “primer gran club de Lima Norte”. Imagen: Web de Activa Club.

Pese a que el caso parecía una privatización cerrada, un grupo de vecinos detectó una irregularidad en la votación del Acuerdo del Concejo, ya que solo se había aprobado por mayoría simple, cuando la concesión de bienes municipales solo se puede aprobar por mayoría calificada, es decir, dos tercios del número legal de regidores como lo manda la Ley Orgánica de Municipalidades.

En dos instancias, el Poder Judicial ha declarado nulo el Acuerdo de Concejo que permitió la concesión del Estado Baylón, ahora Activa Club.

Esto fue suficiente razón para que se presentara una demanda contenciosa-administrativa por un grupo de vecinos la cual fue declarada fundada por lo que el Poder Judicial en dos instancias ha declarado nulo el Acuerdo de Concejo que aprobó la concesión del Estadio Sandro Baylón.

Pese a la sentencia judicial, el alcalde Sifuentes presentó un recurso de casación y se está a la espera del pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia. Quispe, quien fue uno de los demandantes, espera a que la corte ratifique la sentencia que ha resultado fundada en las dos instancias regulares del proceso. “Los alcaldes no pueden ser secretarios del privado”, sentenció el exregidor.

En el caso del Estadio Los Incas de la Urbanización Tahuantinsuyo, la gestión de Evans Sifuentes con el Acuerdo de Concejo 067-2013 aprobó la concesión de ese espacio público a la empresa MB Ingenieros Asociados S.A.C. por el periodo de 40 años, pero al igual que la aprobación de la medida sobre el Estadio Baylón, el Poder Judicial también declaró nulo el acuerdo, por que solo se aprobó con seis votos a favor, lejos de la mayoría calificada.

Poder Judicial ha declarado nulo el Acuerdo de Concejo que concesionó el Estadio Los Incas de Tahuantinsuyo.

Para el caso del Estado Los Incas, la empresa se retiró por lo que la Municipalidad de Independencia no presentó otra casación. Como lo pudimos comprobar, este terreno de más de 7,600 m2 se encuentra utilizado como un depósito de chatarra para unidades inutilizadas por el municipio.

El Estadio Los Incas ahora es utilizado como un depósito de autos inutilizables. Foto: Luis Pérez