#ESPACIOSPÚBLICOS

Alcalde Príncipe privatiza parques en Lince

Martín Príncipe no solo se privatiza los parques, sino que también prohíbe el uso de su parque más grande, el Mariscal Castilla.

Jueves 26 de julio de 2018

Por Luis Enrique Pérez - @leperezpinto
Explorar la app

En el proceso de privatizaciones de los espacios públicos en Lima, el distrito de Lince, ubicado en el centro de la ciudad, tiene un contexto especial, pues no solo se privatiza los parques de ese distrito, como el parque Elías Aguirre, sino que también se prohíbe el uso de su parque más grande, el Mariscal Castilla.

Su actual alcalde Martín Príncipe Laynes, quien es autoridad reelecta desde el 2006, ha permitido que las iniciativas privadas tengan mayor peso que la opinión vecinal, pues ha realizado dos sesiones de espacio a una misma empresa de juegos mecánicos y la sesión de un espacio deportivo para la construcción de una piscina privada en el parque Castilla, y pretende entregar parte del parque Elías Aguirre para estacionamientos subterráneos.


Juegos mecánicos y minúsculos juegos gratuitos


El primer caso es la aprobación del convenio entre la Municipalidad de Lince y Future Park, en la cual hace entrega de espacios del parque para la instalación de juegos mecánicos y la laguna artificial, las que hacen un total aproximado de 3,500 m2 del área del Parque Castilla de Lince.

El convenio aprobado por el Acuerdo de Concejo Nº 026-2015-MDL señala que la empresa se compromete a renovar e implementar los juegos gratuitos, así como realizar mantenimiento a la laguna y hacer mejoras en el parque, por lo que la municipalidad estaría ahorrando la suma de S/. 59,160.00 anuales, que asumiría Future Park.





Por el uso de los juegos mecánicos, la empresa Future Park cobra por el ingreso a dos o tres minutos de juego el monto de S/ 5.00 soles por niño y para los niños que acompañados de sus padres tengan un DNI con domicilio en Lince, pagan un sol menos. Esto genera descontento en algunos padres entrevistados que no solo se quejan de la diferenciación que se hace entre niños de uno y otro distrito, sino también por el mal servicio que da la empresa.

El domingo 10 de junio, Javier Tagle, vecino del distrito, presentó una queja en redes sociales ya que la cama saltarina presentaba un espacio expuesto de material de acero y se seguía permitiendo el acceso a los niños. Tagle pidió el Libro de Reclamaciones para que pueda formalizar su queja, pero los empleados de la empresa se lo negaron en reiteradas oportunidades, hasta que gracias a su insistencia le entregaron el libro.

Frente a la zona de más de 1,500 m2. de área entregada para los juegos mecánicos de Future Park, se encuentra la zona de juegos gratuitos para niños, que solo tiene un aproximado de 100 metros cuadrados. Consultando a los padres de la zona, señalaron que los juegos gratuitos deberían tener mucho más espacio, pues es un trato desigual para las familias que no cuentan con recursos como para pagar cinco soles por cada niño.

Además, en el contrato también se acuerda que se instalarán juegos mecánicos en el parque Ruíz Gallo y el parque Santos Dumont. Hasta el momento, se han instalado juegos mecánicos en más de 60 metros cuadrados solo en el parque Ruíz Gallo.

Contrato incluyó la concesión de espacios en el parque Ruíz Gallo. Foto: Luis Pérez.

La falsa piscina municipal


El 23 de febrero de 2017, con bombos y platillos, el alcalde Príncipe junto al gerente de Aqualab, Ricardo Caillaux, inauguró en el parque Castilla lo que él denominó 'Piscina Semiolímpica Municipal', llenando todos los parques del distrito con carteles que lo anunciaban “Promesa Cumplida”. Lo que los vecinos se enteraron semanas después al intentar ingresar a la piscina es que el precio estaba muy por encima del promedio de las piscinas municipalidad de Lima, por lo que desde marzo de 2017 fue conocida como la piscina municipal más cara del continente.

No les falta razón a los vecinos de Lince, ya que para nadar por una hora en la piscina de Aqualab se tiene que pagar S/.40 soles y para los vecinos que muestren el DNI con domicilio en Lince, S/. 35 soles. Sin embargo, a menos de un kilómetro del parque Castilla en la Piscina Municipal del distrito de Jesús María, vecinos y no vecinos pueden pagar por una hora entre S/5 y S/12 soles por hora.

El urbanista canadiense Angus Laurie en una columna en El Comercio de marzo de 2017, reveló que la piscina de Aqualab en el parque Castilla tiene precios que son 73% más caras que en Londres, la sexta ciudad más costosa para vivir en el mundo, según la revista "The Economist".

La piscina de Aqualab sobra 40 soles por hora en Lince. Foto: Luis Pérez.

La piscina privada que está ubicada en un terreno de aproximadamente 1000 m2 fue producto de un proyecto que impulsó la gestión de Martín Príncipe desde el 2015 como iniciativa privada, que en junio de 2016 modificó para que sea bajo la modalidad de Proyectos en Activos, otorgándole la buena pro a Aqualab, la única empresa que se presentó al concurso, en julio de 2016.

Como parte del acuerdo entre la Municipalidad de Lince y Aqualab es que esa empresa se compromete a subsidiar clases de natación "a bajo costo" a los estudiantes de secundaria del Colegio Municipal de Lince, por S/3,600 soles por mes durante, lo cual es un crédito que será descontado del monto mensual que Aqualab debe entregar al municipio.

Para María Teresa Sertzen, vecina del distrito, esto es un contrato discriminatorio que amplía las desigualdades en el distrito, ya que existen escuelas públicas en Lince que no tienen el mismo trato preferente.


Estacionamientos en reemplazo de un parque


Las concesiones no solamente se dan en el parque Castilla, también el parque Elías Aguirre donde el sector privado propone construir 400 estacionamientos subterráneos en este espacio público ubicado cerca a la Av. Javier Prado y a la Zona Empresarial de San Isidro.

Parque Elías Aguire cuenta con árboles de hasta 20 metros de altura. Foto: Luis Pérez.

Esta iniciativa privada presentada como Asociación Público-Privada fue ingresada a la Municipalidad de Lince en octubre de 2015 y se mantuvo en absoluto hermetismo hasta julio de 2016 donde fue declarada de interés por el Concejo del distrito.

Esto encendió las alarmas de los vecinos del sector quienes ya diez años antes se habían organizado para rechazar una iniciativa similar de estacionamientos en el mismo parque. Esta vez, la gestión de Príncipe había decidido otorgar la concesión por 30 años favorable a la Constructora Consvial S.L. Sucursal Perú, empresa que había propuesto el proyecto.

Shirley Narcizo, vecina de la zona, indicó que a pesar de que en reiteradas ocasiones presentaron cientos de firmas de vecinos en rechazo a los estacionamientos subterráneos y las varias manifestaciones en contra del proyecto, la autoridad municipal no respondió por lo que decidieron tomar medidas legales.

Añadió que no se entiende la insistencia de la gestión de Martín Príncipe por los estacionamientos subterráneos, cuando solo a dos calles del Elías Aguirre en el distrito de San Isidro se ubican los estacionamientos subterráneos del parque Cáceres y la Av. Rivera Navarrete que ofrecen casi 1400 lugares y que no se llenan en su totalidad.

Cuatro meses después de haber sido declarado de interés, un grupo de vecinas de la zona presentaron una demanda de acción de amparo y medida cautelar ante el Poder Judicial "contra las obras civiles parciales o totales del Proyecto de Estacionamientos Subterráneos" las cuales han sido admitidas considerando que podría afectar el "derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida" y están a la espera de una resolución.

Aunque el parque Elías Aguirre es el caso más emblemático para los vecinos, también están alertas respecto a otros parques, ya que en octubre de 2016 el funcionario municipal, Roberto Mazza, declaró a El Comercio que habría la posibilidad de construir estacionamientos subterráneos en el parque Clemente Revilla, a escasos cien metros del Elías Aguirre.

Con respecto a la insistencia de la Municipalidad de Lince en dar viabilidad a iniciativas privadas de estacionamientos subterráneos, el ingeniero forestal, Guillermo Gonzales, señala que ninguna construcción soterrada en la ciudad de Lima ha logrado preservar el componente verde original.

Vecinos de la zona han colocado carteles en protesta contra el proyecto privado. Foto: Luis Pérez.

"Un proyecto de estacionamiento subterráneo debajo de un parque compromete la disminución de la superficie verde y disminuye el número de árboles, como se ha podido comprobar en las construcciones en el exparque Cánepa de La Victoria y el parque Cáceres de San Isidro", señaló el especialista.

Enfatizó que los árboles de gran tamaño como las tipas, cedros y los ombúes existentes en el Elías Aguirre, ante un proyecto de excavación se van a ver afectados considerablemente hasta el punto de morir o caer con el tiempo.


El parque donde no se puede bailar


Las concesiones en los parques no son el único problema que enfrentan los vecinos de Lince, también lo es una Ordenanza Municipal que prohíbe en el parque Castilla “la recreación activa, la aglomeración de personas y las manifestaciones” en ese espacio público.

vecinos protestan contra prohibiciones en el parque Castilla.Foto El Comercio

La disposición municipal que se publicó en julio de 2016 fue utilizada por la gestión de Martín Príncipe para enviar a los agentes de seguridad a expulsar a los usuarios que se reunían en el parque para practicar deportes, danzas, hacer picnics y jugar. Este hecho provocó la indignación del vecindario quienes luego de reiterados pedidos a la municipalidad, decidieron ir al Tribunal Constitucional a solicitar la derogatoria de la medida juntando más de 1600 firmas de los linceños.

En marzo de 2018, el Tribunal Constitucional llamó a los demandantes del colectivo Defiende el Parque Castilla y a la Municipalidad de Lince a una audiencia pública en la ciudad de Arequipa y actualmente se encuentra en proceso de decisión del pleno de los magistrados.